Técnicas de Estudio - Claves del Éxito - Dr. Carlos Ureña
696
page-template,page-template-full_width,page-template-full_width-php,page,page-id-696,ajax_fade,page_not_loaded,,select-child-theme-ver-1.0.0,select-theme-ver-4.2,header_top_hide_on_mobile,wpb-js-composer js-comp-ver-5.4.4,vc_responsive

Conocer las motivaciones de cada alumno es fundamental, pues el aprendizaje se asocia en gran medida con el interés.

El estudio no es solo para la tarde antes del examen, aunque muchos niños lo vean así. Tantos controles y deberes les llevan a menudo a desarrollar una forma de estudiar poco eficaz y frustrante para ellos. Como padres y profesores, es posible que nos sintamos agotados y preocupados, porque a menudo las horas de estudio no se ven reflejadas en los resultados académicos.

Lo mejor que podemos ofrecerles es aquello que siempre se ha dicho pero no suele cumplirse: ‘En vez de darle el pez, enséñale a pescar’. Las técnicas de estudio son como un tesoro inigualable que ayuda a los niños a enfrentarse a las materias de estudio de forma más satisfactoria y efectiva.

Afortunadamente, en el mundo de la Psicología, la Pedagogía y el Coaching Educativo, se han desarrollado numerosas investigaciones científicas sobre las habilidades y estrategias de estudio por edades. Actualmente hay una gran cantidad de buena ciencia acerca de qué técnicas de estudio funcionan y cuáles no. Por ejemplo, releer varias veces el mismo texto suele ser poco efectivo, mientras que el aprendizaje activo suele ser más eficaz, usando tarjetas didácticas, juegos, subrayado y esquemas, autoevaluaciones, etc.

Además, cada niño tiene sus propias particularidades, que solo se pueden detectar trabajando de forma personalizada, a partir de una buena base de conocimientos y experiencia profesional. ¿Sabías que hay niños que aprender mejor escuchando y otros tienen preferencia por la vista? Si me encuentro con un niño visual, suelo ofrecerle recursos de este tipo. Por ejemplo, si está aprendiendo Ciencias Naturales, le muestro imágenes constantemente para que comprenda y memorice mejor.

Por otra parte, conocer las motivaciones de cada alumno es fundamental, pues el aprendizaje se asocia en gran medida con el interés. Por ejemplo, imagínate que tu hijo es un fan total del Real Madrid. ¿Por qué no explicarle las matemáticas conectadas al fútbol y sus jugadores favoritos?

Algunas claves que enseño en técnicas de estudio:

Aprender a señalar las ideas más importantes de un texto.

Desarrollar vocabulario clave para expresar las ideas comprendidas.

Leer más rápido, diferenciando la lectura detenida y la rápida.

Hacer esquemas o mapas mentales, conectando las ideas, y aprendiendo a jerarquizar la información.

Reglas mnemotécnicas para aprender a memorizar más deprisa (mediante asociaciones, canciones y otros trucos).

Te animo a probar las técnicas de estudio con él, y verás que cambia totalmente su actitud y sus notas. ¡Te espero en mi centro! No dudes en preguntarme cualquier duda por correo, sin ningún compromiso.

Back view of little boy using tablet while posing at table with school supplies and notepads.

Además, hay otros aspectos que también trabajo con cada alumno, para que mejore su forma de estudiar. No solo se trata de la forma de aprender la lección, sino de crear el entorno adecuado. Por ello, hay hábitos muy importantes que trabajo cuando hago un plan de técnicas de estudio, siempre en función de las necesidades de cada niño en concreto.

Hábitos de orden, organización del material y distribución del tiempo.

Aprender a motivarse en el estudio, encontrando el lado apasionante de cada materia, en función de los intereses y aficiones de cada niño.

La gestión de la concentración: aprender a frenar las distracciones externas e internas

Como ves, las técnicas de estudio pueden ayudarte a encontrar una solución a los problemas académicos de tu hijo o alumno. Recuerda aquello que decía Einstein: “No esperes resultados distintos si siempre haces lo mismo”. Cuanto más avanzan los años, más difícil es para el alumno que suspende. Por ello, necesitará recursos cada vez más sólidos para superar los nuevos retos académicos.

Suscríbete a la newsletter