Ser padre o ser madre, ¡qué difícil es! | Carlos Ureña
1252
post-template-default,single,single-post,postid-1252,single-format-standard,ajax_fade,page_not_loaded,,select-child-theme-ver-1.0.0,select-theme-ver-4.2,header_top_hide_on_mobile,wpb-js-composer js-comp-ver-5.4.4,vc_responsive

Ser padre o ser madre, ¡qué difícil es!

En muchas ocasiones la paternidad o la maternidad nos lleva a defender la idea de que ser padre o ser madre es un camino lleno de obstáculos que parecen superarnos día a día. Aunque lo sea, esto no quiere decir que se convierta en algo negativo, ya que las soluciones a los numerosos problemas que nos pueden surgir son más fáciles de hallar de lo que suponemos.

Sigue leyendo y sabrás a lo que me refiero.

Ser padres: la frustración de no saber cómo hacerlo

Muchas de las personas que acuden a mi consulta casi en estado de shock me comentan que no están viviendo el ser padres como ellos esperaban. Estos consideran que no sirven para educar, que los nervios les superan y les falta paciencia. A pesar de que están intentando absolutamente todo por hacerlo bien, se agobian por miles de cuestiones relacionas con el día a día de sus hijos.

Al final, esa auto-exigencia que ellos mismos se imponen para ser los mejores padres, y el estado de nerviosismo que ello les ocasiona, les condiciona. Ese mismo estado provoca que el clima familiar se enrarezca, perjudicando a su vez al niño en el entorno familiar y escolar.

Ante esta perspectiva me gustaría deciros como pedagogo y coach educativo que hay buenas noticias, que hay remedios y que a veces no estamos tan lejos de las soluciones como pensamos.

La importancia de la formación para ser padre o ser madre

ser padre o ser madre

El ser padres y madres requiere formarse, tener unos conocimientos acerca de técnicas que te ayudarán a manejar situaciones que hasta ahora no hemos sabido manejar.

Hablamos de técnicas relacionadas con la Inteligencia Emocional, Mindfulness, Educación Positiva, Gestión del conflicto, uso del Coaching, etc. Todas estas técnicas te ayudarán a mantenerte en calma y te facilitarán la seguridad necesaria para ofrecer tu mejor versión como padre o madre.

3 ideas básicas que debemos implementar para ser padre o ser madre

Antes de adentrarnos en el conocimiento de las técnicas que mencionamos, debemos de partir e implementar en nuestros hogares estas 3 ideas básicas:

  • Lo primero eres tú, y después lo demás

Es una frase que suena mal, pero no deja de ser una realidad.

Pongamos un ejemplo. Cuando viajas en avión la azafat@ te dice, en caso de accidente, póngase la mascarilla usted primero y después si va con un menor póngaselo a él o ella. Te parecerá increíble, pero tiene su lógica. Tus hij@s te necesitan en buen estado, si no puedes respirar no podrás ayudarles.

En la vida es igual, si quieres ser útil lo primero que tienes que hacer es preocuparte de ti mismo: buena alimentación, ejercicio, tiempo de ocio, fomentar relaciones, fomentar la relación con tu pareja…Serán acciones que deberás tomar para reconectar con tu mejor versión.

En definitiva, cuidarte, en el plano emocional y físico.

  • Objetivos ecológicos

A veces sometemos a los niñ@s a una presión injustificada. Es decir, vivimos en una sociedad que te incita a hacer, a consumir, y tenemos la obligación de parar, examinar lo que estamos haciendo y dar prioridad a lo que es más importante.

Revisa este punto si quieres llegar a la calma deseada.

Por ejemplo, si mi sueño es que mi hij@ sea un gran atleta, sea olímpico, debemos ser conscientes que el deporte de alta competición requiere unos sacrificios que debemos conocerlos y sopesarlos antes de tomar la decisión. Traspasa esta lógica a numerosas decisiones que tomamos respecto a la educación de nuestros hij@s y que repercutirá en el día a día.

Suele pasar que tomamos decisiones en contra de nuestros valores, y eso nos produce un gran malestar. Revísalo.

  • Sonreír

Tan simple como eficaz.

 El humor es una técnica perfecta para a veces quitar esa carga emocional tan negativa que impregna el ambiente familiar.

A través del humor aprenderemos a reírnos de nosotros mismos y de lo cómico que a veces resultan nuestras quejas.

Escuché decir a Laura Ribas, que cuando alguien nos critica, tenemos dos opciones: reírnos o enfadarnos. Si consigues ridiculizar esta crítica, deja de molestarte (y encima te ríes), y eso significa que tal crítica no será muy importante para ti. En cambio, si no eres capaz de llevártelo al lado humorístico significa que algo tienes que revisar, que quizás esa crítica -por muy absurda que te parezca- tiene una carga verdadera. En ese caso debes de tomártelo de manera constructiva para poder desactivar dicha carga.

Pues bien, en educación y en el ambiente familiar es lo mismo, si no somos capaces de reírnos de nosotros mismos y de nuestras circunstancias es que algo debemos revisar.

En resumen, ser padre o ser madre comienza por vivir la paternidad o maternidad desde un plano consciente y desde la felicidad.

En primer lugar, te invito a que te cuites, te mimes. En segundo lugar, que actúes en base a tus valores y ponderes qué estás haciendo como padre y madre, por qué  lo haces, para qué lo haces y el coste que tiene. Por último, y en tercer lugar, aplica la educación con sentido del humor, tu hijo o hija te lo agradecerá, y tu día a día más.

Y a partir de ahí te invito a formarte todo lo que puedas educativamente hablando, tus hijos te lo agradecerán.

 

Despacho Pedagógico

Carlos Ureña

 

Sin comentarios

Publicar un comentario