La motivación escolar para ayudar a mis hijos a estudiar | Carlos Ureña
1248
post-template-default,single,single-post,postid-1248,single-format-standard,ajax_fade,page_not_loaded,,select-child-theme-ver-1.0.0,select-theme-ver-4.2,header_top_hide_on_mobile,wpb-js-composer js-comp-ver-5.4.4,vc_responsive
motivación escolar

¿Qué puedo hacer para ayudar a mis hij@s a estudiar? Trabajando la motivación escolar

Es habitual atender esta pregunta en mi consulta. Muchos papás y mamás se preguntan cómo pueden ayudar a sus hij@s a estudiar. Empezamos con los primeros exámenes y como responsables de nuestros hijos surgen dudas, dudas que posteriormente si los resultados no son los esperados se convertirán en nervios y recriminaciones mutuas, del tipo “no estudias lo suficiente” o “no quiero estudiar más”.

Normalmente, y como primer punto de partida que debemos tratar es la motivación escolar. Posteriormente vendrán otras acciones también importantes, pero como ya nos hemos dado cuenta educar requiere un alto grado de paciencia y de no saltarnos etapas, y en este caso debemos empezar por motivar al alumn@ como primer eslabón para conseguir la mejor versión estudiantil de nuestros hij@s.

Tengamos claro que en cualquier acción que hagamos a lo largo de nuestras vidas la motivación será un factor determinante, y en educación no será una excepción, debemos trabajar la motivación escolar si queremos lograr buenos resultados académicos.

¿Y cómo trabajamos la motivación escolar?, sería la siguiente pregunta.

Desde mi punto de vista como pedagogo señalaré que podemos abordarla de diferentes maneras. Cada niñ@ es un mundo y es único, no hay dos niños iguales, por tanto, debemos adaptarnos a lo que el educando demande.   Partiendo de esta idea señalaré que debemos trabajarlo bajo dos perspectivas, técnicas y entornos.

Técnicas que ayudan a mejorar la motivación escolar a la hora de estudiar.

Algunos ejemplos significativos serían:

  • Ayudar al alumn@ a superar la frustración que le genera no aprender al ritmo deseado y, para ello, también deberíamos usar diferentes metodologías de estudio (no todos los alumn@s aprenden de la misma manera).
  • Si el niñ@ tiene objetivos alcanzables será mucho más fácil mantenerles motivados (no hay nada más des-motivador que marcarte objetivos inalcanzables).
  • Fomentando la curiosidad del saber a través de sus disciplinas favoritas sería otra baza a nuestro favor para fomentar esas ganas de querer hacer cosas, en este caso estudiar…etc.

Todas estas ideas están encaminadas a un único objetivo, que sería trabajar la autoestima de nuestros hi@s.  Un refuerzo positivo a tiempo, un comentario donde hagamos saber a nuestros hij@s lo bien que están haciendo las cosas, que los valoramos por lo que son, no por los resultados que están obteniendo, comentarios en público que aumenten la autoestima de nuestros pequeños también nos serán de gran utilidad para lograr niñ@s activos, alegres, con confianza para tomar riesgos y con la capacidad suficiente para aceptar errores y aprender de ellos. No olvidemos que el error es uno de nuestras herramientas más útiles para aprender y el alumn@ debe tomarlo como una fuente de aprendizaje, no de frustración.

Entorno: entendiendo el entorno físico y el entorno psicológico.

El entorno físico será fundamental para conseguir alumn@s motivados, no olvidemos que el niñ@ interactúa constantemente con el espacio y un sitio ventilado, con luz, sin ruidos, con colores neutros, a poder ser, mejorarán la motivación. Esto sumado a un entorno psicológico positivo, donde el aprender es un reto y no una imposición, donde los niñ@s se sientan valorados, acogidos y, en definitiva, sientan que el estudio es un trabajo agradable, retador hará niñ@s más motivados hacia el aprendizaje.

Por último os señalo que es increíble y no paro de repetirlo cuando un alumn@ percibe que está aprendiendo a un buen ritmo y se siente reconocido como se empodera, como empieza a tener una auto-imagen distinta de sí mismo y empieza a relacionarse de otra manera con el colegio, con sus amigos, con su familia, con las tareas diarias, las cuales pasarán de ser un suplicio, donde pasa el tiempo lentamente repitiendo habitualmente “no se hacerlo, ayúdame” a decirnos a repetirse “qué bien, quiero acabarlo hoy todo”, a qué rápido ha pasado el tiempo….

Y este sería el primer paso que desde el despacho pedagógico Carlos Ureña animamos a los padres y madres para que ayuden a sus hij@ a estudiar, todo viaje empieza por un primer paso, ¿te apuntas?

Etiquetas:
Sin comentarios

Publicar un comentario